Àngels y Gabri querían un reportaje discreto, pero una recién llegada primavera, un soleado día y las ganas, hicieron de esa mañana de marzo una fiesta con bailes y pompas de jabón. Ellos poco a poco dejaron los nervios y se entregaron a su propia emoción como pocos. El resultado fue una mañana divertida y llena de amor, del bueno.

150329_angelsgabri_pre01 150329_angelsgabri_pre02  150329_angelsgabri_pre04 150329_angelsgabri_pre05 150329_angelsgabri_pre06 150329_angelsgabri_pre07 150329_angelsgabri_pre08 150329_angelsgabri_pre09 150329_angelsgabri_pre10 150329_angelsgabri_pre11 150329_angelsgabri_pre12 150329_angelsgabri_pre13 150329_angelsgabri_pre14 150329_angelsgabri_pre15 150329_angelsgabri_pre16 150329_angelsgabri_pre17 150329_angelsgabri_pre18 150329_angelsgabri_pre19 150329_angelsgabri_pre20 150329_angelsgabri_pre21 150329_angelsgabri_pre22 150329_angelsgabri_pre23

Leave A

Comment