Marta y Vega han estado estirando la lactancia todo lo que ambas han podido. Para una es tener a a su madre un ratito solo para ella, y para la otra es seguir reforzando ese vínculo animal entre madres y crías. Momentos de satisfacción para ambas, preciosos, calmados, llenos de humanidad y de amor sincero.

Leave A

Comment