La primera vez que te vi fue en la cafetería, donde olor de café recién molido y una calma especial me
envolvieron. Allí estabas tú, concentrado.
De repente, fijaste tus increíbles ojos azules en mí. Fue un segundo, luego bajaste la mirada y te vi
seguir con lo tuyo. Pero yo ya no podía dejar de mirarte. Tus manos, grandes, fuertes y a la vez
delicadas, pasaban las páginas de tu libro.
Pero siempre te marchabas, día tras día.
Una tarde escuché una voz que me preguntó en inglés, “¿puedo invitarte a un café?, la frase que lo
cambió todo.
En nuestra primera cita en la playa, me apartaste un mechó de pelo de la cara en un gesto lleno de una
intimidad nueva, un gesto cotidiano que aún hoy me estremece.
Años más tarde, en nuestra playa, me dijiste que querías estar a mi lado en cada amanecer del mundo.
Tú yo, después de todo, a pesar de todos. Juntos con el mar de testigo.
“Porque el tiempo no existe cuando estoy a tu lado. Porque quiero que tus ojos de mar sean lo primero
que veo cada mañana y lo último que veo cada noche. “Porque a tu lado puedo ser. Porque a tu lado soy

Fotografía y vídeo: El Dia De
Organización y coordinación: clandestinevents.com/
Vestidos: Atelier Tuneu
Maquillaje: El tocador de Brenda
Flores: The Decoshopper
Venue: Goleta Karya
Ropa de ella: Black Market Barcelona
Dron: Fly Drone Xperience
Papelería: Celebremos Design & shop
Texto e historia: Noemí Cuevas
Ella: Uchral Nyambold
Él: Cristian Venzal
Cesión de modelo: Model On Top

 

 

Leave A

Comment