La boda de Noe y Dani fué una de esas bodas más de fiesta que de formalidades. De las que nos gustan. Nosotros llegamos para vivir con ellos la ceremonia i el posterior aperitivo, y nos alegramos de haber estado allí, porque la ceremonia fué mitad declaración de amor mitad concierto: precioso; y además esta pareja lo que eligieron para la unión no fueron anillos, fueron los años vividos, los que están por venir y Gerard, un niño precioso y simpático testigo de excepción. Quereros mucho, nosotros estaremos encantados de seguir siendo testigos de vuestro amor.

 

131019_familia_portada01131019_familia_portada02131019_familia_portada03131019_familia_portada04131019_familia_portada05131019_familia_portada06131019_familia_portada07131019_familia_portada08131019_familia_portada09131019_familia_portada10131019_familia_portada11131019_familia_portada12131019_familia_portada13131019_familia_portada14131019_familia_portada15131019_familia_portada16131019_familia_portada17131019_familia_portada18131019_familia_portada19131019_familia_portada20131019_familia_portada21131019_familia_portada22131019_familia_portada23131019_familia_portada24131019_familia_portada25131019_familia_portada26131019_familia_portada27

Leave A

Comment