A dos días de su boda, Bea y Clément, almas mitad germano-española y francesa, aterrizaron en Barcelona, provenientes de París para rematar su boda puramente mediterránea en la Costa Brava, el Hotel Santa Marta tenía que albergar su celebración y aun quedaban algunos cabos sueltos. Paseamos por Grácia después de ir a la última prueba del vestido de Otaduy de Bea, nervios a flor de piel y emoción casi sin contención. Una pareja fresca y vital, paseando su pasión por las calles abarrotadas de Gracia, prometiéndose diversión y amor a raudales en el día boda, que prometía ser muy muy especial.

150618_beaclement-pre01150618_beaclement-pre02150618_beaclement-pre03150618_beaclement-pre04150618_beaclement-pre05150618_beaclement-pre06150618_beaclement-pre07150618_beaclement-pre08150618_beaclement-pre09150618_beaclement-pre10150618_beaclement-pre11150618_beaclement-pre12150618_beaclement-pre13150618_beaclement-pre14150618_beaclement-pre15150618_beaclement-pre16150618_beaclement-pre17150618_beaclement-pre18150618_beaclement-pre19150618_beaclement-pre20150618_beaclement-pre21  150618_beaclement-pre23150618_beaclement-pre24150618_beaclement-pre25

Leave A

Comment